El Hombre Caracol

Señores, el Talibán se ha quejado de su mote. Al principio le hizo gracia, pero ya ninguna. La verdad, no entiendo muy bien por qué.

Así que he accedido a cambiárselo. De ahora en adelante, será el Hombre Caracol. Caracol para los amigos.

Todo tiene su explicación.

Al Caracol le encanta er’furrrrbóooool; hasta límites insospechados. Pues verán, desde que decidimos dar el paso y convivir (O séase compartir gastos y pelearse por cosas tan transcendentales como quién de los dos tiene más perchas o quién se ha bebido la última cerveza que quedaba en la nevera), decidimos que no queríamos tener tele. Sí señores, no se queden ojipláticos. No somos aliens ni seres del mundo oscuro (que yo me haya enterado).

Pues bien, llegó el maldito mundial. Aquel fabuloso mes de verano junio del 2006. Del 7 de junio al 7 de Julio, 31 días de suplicio para Brixta, que hubiera emigrado a la Conchinchina si le hubieran:

1) Dado vacaciones durante un mes seguido (esto no es Ejjjpaña)
2) Garantizado que los conchichineros no son aficionados.
3) Pagado los gastos (Una es pobre).

El señorito caracol decidió saltarse a la torera el acuerdo y de pronto un día parimos: Un ente plano, negro y de 32”. Ya que se hace, se hace a lo grande, oiga.

Yo sufría, señores. Sufría mucho. Me tenía que defender. Así que saqué mis armas de mujer arpía manipuladora y le hice ver que hacía mucho que no veía a la Familia-Caracol y los echaba mucho de menos, pero mucho, mucho. El “decidió” (eso se cree él) que podía aprovechar que la Familia-Caracol había alquilado un cottage al sur de Inglaterra, y visitarlos durante UNA semana. Brixta realmente necesitaba un descanso de corners, faltas, goles, penalties y su puta madre. De ello dependía su cordura.

Como es su costumbre, el Hombre Caracol decidió llevarse media casa consigo (de ahí el mote). Pero esta vez se superó a si mismo. Con la excusita de que había alquilado un coche aprovechó para hacerse la vida cómoda y fácil, y llevarse:

1) Medio armario – Ya se sabe que el verano inglés no es de fiar. Nunca se sabe cuando va a hacer 40 grados, diluviar o incluso nevar o granizar, aunque estemos en junio. Hay que estar convenientemente preparado, incluyendo diferentes modelitos para la ocasión ya que no sabía qué iba a hacer exactamente (¡Coño, que vas al campo con las ovejas!. ¡No creo que sean tan “fashion” ellas!).
2) 50 cds
3) 20 libros
4) Las pesas – No vaya a ser que justo, precisamente esa semana, después de tenerlas durante dos años aún metidas en su correspondiente caja le entre la urgencia irreprimible de desarrollar un músculo (ejem).
5) La bici – Con lo que era necesario llevar rueda de repuesto, diferentes utensilios para arreglarla en caso de percance, casco, zapatillas especiales, varios modelitos, guantes e hinchador.
6) Nuestro hijo malnacido: La tele (Ufff ¡qué descanso, oiga!).

7) Cadena de música

(Os juro que no exagero nada)

Después de tres horas bajando las cuatro cosas de ná que se llevaba y cuando ya había salido por la puerta, salí corriendo trás él. Se había dejado algo fundamental. Así, que abrí la puerta a toda prisa antes de que se fuera en el ascensor y le dije:

– “¡¡¡¡¡¡Caracol, Caracol, que se te olvida el sofá!!!!!!” .

Ni que decir tiene que al Hombre Caracol no le hizo ni puta gracia. Pero Brixta se rió mucho.

13 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Caracol

13 Respuestas a “El Hombre Caracol

  1. poo

    No entiendo como puedes vivir sin tv, yo no podría vivir sin esa hermosura que me ha criado y la que me ha llenado de sabiduría.

  2. Sonia

    Depues de lo que me estoy riendo y no creo que vaya a ser la única, creo que el mote no le va a durar mucho,, ay pobre.
    En cuanto a lo de las pesas son todos iguales nunca las tocan pero las quieren tener cerca, ¿se creean que con mirarlas atentamente, vale?
    Dale un besito de mi parte que se lo ha ganado.
    De todas formas prefiero un partido de futbol que una tarde con la family de él, por muy buenos que sean que los mios lo son.
    Y la tele yo tampoco la veo mucho pero no esta de más que este ahi.

  3. Pues yo no tengo tele. De hecho confieso que tuve una etapa de fundamentalismo antitecnológico y me negaba a tener tele, coche, móvil y ordenador (tenía en el curro, eso sí). Con el tiempo he tenido que ir cediendo… primero cayó el coche, porque aquí no hay transporte público, después llegó el móvil como consecuencia de lo anterior, por si me quedaba tirada en la carretera. Mi última adquisición ha sido un portátil de segunda mano que es donde estoy escribiendo ahora. Pero… sigo sin tele!

  4. jajajaja, lo de caracol es digno de mencion y luego dicen que son las mujeres las que llevan mas bartulos,y lo de las pesas o la bici o demas, extrañamente siempre llevamos algo asi, no se realcionamos vacaciones con tiempo para hacer deporte, que simples podemos llegar a ser

  5. Macorina, ya sabia yo que tenia que haber mas gente asi. A que la gente te mira como si fueras marciana cuando lo dices? Se quedan ojiplaticos del todo.

    Yo no tengo coche (ni carnet), y al movil le he apodado walkie talkie (para que te hagas una idea de como es).

  6. Soplete, es que en nuestro caso es justo al contrario. Podria darle al Caracol miles de adjetivos buenos, pero practico ni de cona.

  7. Pues yo sí tengo tele.Y la miro.Y a veces hasta me gusta.Sobretodo el fútbol.Hala, qué a gusto se queda una.

  8. Toooooooa pa’ti Malayerba!😉

  9. pues yo tampoco tengo tele. i la gente me mira raro por ello.

    i tampoco tengo internet i al final me pondre, que me estoy dejando una pasta en el ciber. la familia latinkings que regenta el ciber donde acostumbro a ir se esta forrando a costa mia.

  10. Yo tampoco tengo tele. Bueno, miento, tengo una pequeña que me regalo una amiga hace 2 ó 3 meses, pero no sé si funciona porque aún no la he encendido. Es que desde que me quité el vicio de la caja tonta tengo mucho mas tiempo, lo que cunden los días, oye.

  11. Ayma, yo cambie la tele por “internete”. Viva santa BT!

  12. yo también me he partido el culo

  13. Pingback: De Choques Culturales y Albóndigas (1) « la Vida es Original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s