Archivo de la categoría: Capulladas

Más Capulladas

 

¿He dicho ya que me encanta Australia? País diverso y acogedor. ¿Y los australianos? Monumentos humanos en movimiento. ¿Y su sentido del humor? Sarcasmo puro y duro.

 

Lo siguiente son preguntas que hicieron futuros turistas en la página oficial de la Oficina de Turismo de Australia. Las respuestas son reales de gente que trabaja allí.

 

A Preguntas Estúpidas,

Respuestas Estúpidas

 

 

Pregunta desde Gran Bretaña: ¿Sopla el viento alguna vez en Australia? He visto en la televisión que casi nunca llueve allí y me pregunto cómo crecen las plantas….

Respuesta: Importamos todas las plantas ya crecidas y después nos sentamos a contemplar cómo mueren.

 

Pregunta desde EEUU: ¿Podré ver canguros en plena calle?

Respuesta: Dependerá de la ingesta de alcohol.

 

Pregunta desde Suecia: Me gustaría ir caminando desde Perth hasta Sydney. ¿Podría seguir los raíles del tren?

Respuesta: Claro. Sólo están a 4,500 km una de la otra, simplemente llévate un poco más de agua contigo.

 

Pregunta desde GB: ¿Tenéis cajeros automáticos en Australia? ¿Me podríais enviar una listado de todos los cajeros, si hay, en Brisbane, Cairns, Townville and Hervey Bay?

Respuesta: ¿De qué se murió tu último esclavo?

 

Pregunta desde EEUU: ¿Me podríais dar información sobre carreras de hipopótamos?

Respuesta: A-FRI-CA es ese gran continente al sur de Europa. AUS-TRA-LIA es esa gran isla en medio del Pacífico donde no hay…. Bueno, no importa. Claro, hay carreras de hipopótamos todos los martes por la noche en Kings Cross (Barrio muy chungo en Sidney donde se encuentra la prostitución). La entrada es gratuita para los nudistas; ven desnudo.

 

Pregunta desde USA: ¿Dónde queda el norte en Australia?

Respuesta: Ponte mirando hacia el sur y después gira 90 grados. Cuando llegues allí, contáctanos y te daremos el resto de indicaciones.

 

Pregunta desde GB: ¿Está permitido traer tus propios cubiertos a Australia?

Respuesta: ¿Para qué? Simplemente haz como nosotros y come con las manos.

 

Pregunta desde USA: ¿Me pueden enviar el programa de conciertos de los niños cantores del Coro de Viena?

Repuesta: AUS-TRIA es ese bonito y pequeño país al lado de Alemania, que es… Bueno, no importa. Claro, el coro de los niños cantores de Viena canta todos los martes por la noche en Kings Cross, justo después de las carreras de hipopótamos. Ven desnudo; la entrada es gratis para los nudistas.

 

Pregunta desde Francia: ¿Tenéis perfumes en Australia?

Respuesta: No. Apestamos.

 

Pregunta desde USA: He desarrollado un nuevo producto, el elixir de la juventud. ¿Me podríais decir dónde puedo venderlo en Australia?

Respuesta: En cualquier sitio dónde puedas encontrar un gran grupo de turistas americanos.

 

Pregunta desde GB: ¿Puedo llevar tacones en Australia?

Respuesta: Eres un político británico, ¿A que sí?

 

Pregunta desde Italia: ¿Me podríais informar dónde en Tasmania hay una población femenina inferior a la masculina?

Respuesta: Sí, en bares gay.

 

Pregunta desde Francia: ¿Celebráis la navidad en Australia?

Respuesta: Sólo en navidad.

 

Pregunta desde Alemania: ¿Hay supermercados en Australia y puedo comprar leche?

Respuesta: No, somos una tranquila civilización de cazadores y recolectores, además de estrictos vegetariano. La leche está prohibida por ley.

 

Pregunta desde USA: ¿Me podríais enviar un listado de todos los médicos en Australia que tengan el antídoto para la mordedura de serpientes de cascabel?

Respuesta: Las serpientes de cascabel viven en A-ME-RI-CA, de dónde TÚ vienes. Todas las serpientes australianas son inofensivas y fáciles de domesticar.

 

Pregunta desde USA: Tengo una pregunta sobre un animal australiano muy conocido, pero se me ha olvidado su nombre. Es una especie de oso y vive en un árbol.

Respuesta: Ah sí, se llaman osos saltarines. Los osos saltarines saltan del árbol y se comen los sesos de quién pase debajo del árbol. La única manera de repelerlos es rociándote de orina humana antes de ir a dar el paseo.

 

Pregunta desde USA: Estuve en Australia en 1969 disfrutando de un permiso del ejército, y me gustaría encontrar a una novieta que tuve entonces mientras estuve en Kings Cross. ¿Me podéis ayudar?

Respuesta: Sí, pero tendrás que seguir pagándola por hora igualmente.

 

Pregunta desde USA: ¿Podré comunicarme en inglés en todos los lugares que estoy planeando visitar?

Respuesta: Sí, pero tendrás que aprenderlo primero.

 

 

Moraleja: No te cabrees cuando te hagan preguntas estúpidas. Responde al mismo nivel y de paso te ríes un rato.

 

 

 

Anuncios

87 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Australia, Capulladas, Chorradas, Cosas de otra gente

Gazapo Guiri I

He tenido la suerte de crecer en un ambiente bastante internacional. Mi madre tiene amigos por todo el mundo, en parte debido a su trabajo, y siempre los ha invitado a pasar temporadas en casa. Se casó con -y divorció de- un alemán, y siempre hemos tenido au-pairs en casa, ya que mamá Brixta trabajaba como un animal para sacar adelante a toda la Chupifamily. Mi madre es un ejemplo a seguir, pero eso es otra historia, o más bien, varias.

Siguiendo la línea de choques culturales -que no de capulladas- debería inaugurar una nueva sección de gazapos guiris. Para ser justa incluiré los míos, aunque más adelante, que no está el horno para bollos (¡Qué morro tengo!).

Tuvimos una vez una au pair danesa que se empeñó en cocinarnos una noche, y hacernos algo típico danés. La memoria de pez carpa que tengo por cerebro me impide recordar el nombre del plato en cuestión, pero me imagino que sería algo con un nombre impronunciable, salpimentado de ø(s), y ninguna vocal reconocible como condimento.

Yo estaba en el salón viendo la tele, ya que ella no se dejaba ayudar. De pronto la au pair danesa metió un grito escalofriante con su voz de pito, gracias al cual levité a tres metros de altura sobre el sofá en el que estaba sentada, atravesó mís tímpanos y mató 3000 neuronas. De ahí que me quede una, y funcionando con muletas. La culpa la tiene la danesa.

Au Pair danesa: “!!!!!!!!!Brisssssssstaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, “nesesito” un chochillo!!!!!!!!”

Brixta: “¡¿¡¿¡¿¡¿Einnnnnnnn?!?!?!?!?!”

Au Pair danesa: “!!!!!!! Que siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!! Que “nesesito” un chochillo. Uno afilado, no “resbaladiso”, “puntoso”.

Brixta: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA (Las carcajadas de Brixta se oían en Lima).

Pues oye, que nos quedamos sin cenar. La danesa se mosqueó conmigo por reírme “frente a ella” y pagó el pato con toda la Chupifamily. Se metió en el cuarto con todo su megunge y la cabrona se lo comió todo ella solita.

Claro, que la Chupifamily bastante tenía con superar el ataque de risa, y controlarse al día siguiente para no volver a reírse “frente a ella” cuando le volvimos a ver la cara de ofuscada.

Desde ese día nos odió. Y desde ese día no volvió a mencionar que cocinaría platos con ø para ninguna Chupifamily.

 

30 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Capulladas, Chorradas, Gazapos Guiris, Humor

Capulladas made in USA

usa-flag.jpg

La semana que se avecina va a ser decisiva para mi futuro. A corto plazo espero, pero futuro al fin y al cabo. A partir del lunes sabré si el próximo post lo escribiré desde la cárcel (Aviso: Soy fatalista, aparte de otras cosas encantadoras), si todo va muy mal, o desde el cómodo sofá de mi casa, si todo va bien, porque estaré en paro. Bienaventurados los parados….. Yo quiero pasarme a vuestras filas.

Así que, como estoy “acojonaíta” perdida, tengo que recurrir a mi técnica habitual para intentar pasar éste trago lo mejor posible, y he recurrido a mi antídoto habitual para superar un mal día. Tendré que hacer acopio de más anécdotas o capulladas porque va a ser como mínimo una semana de malos días. Por favor, si sabéis de más, os ruego me las contéis para acordarme de ellas cada día de la semana. Me ayudaríais mucho.

En mis tiempos mozos fui estudiante de intercambio en la Deep America o América Profunda. Los americanos son una mina en cuanto a capulladas. Que me perdonen porque sé que no todos lo son, pero cuando fui yo, estaban escondidos debajo de las piedras o no vivían en estado de Colorado.

Aquí van algunas de las que me he acordado hoy:

Capullo Yankee: “¿Entonces eres de España?. Eso queda justo debajo de México, ¿no?

Brixta:(#*@|¿¿¿¿?????) “No, hombre, está según entras en Guatemala, al fondo a la derecha (No te jode).

Capullo Yankee: “Ya sé que en España habláis español (Inteligente observación, sí señor), pero ¿en el colegio en qué idioma os enseñan a leer y escribir?”

Brixta: “Normalmente nos enseñan a escribir en mandarín y a leer en árabe. Si tienes suerte las clases de matemáticas son en números romanos” (¿Tú eres tonto o te lo haces?)

Familia yankee en mi primer día haciendo un tour por su casa y enseñándome dónde estaba todo:

Madre Yankee: “Y ésta es la cocina”

Brixta: “Ahhhhhhhh” (Joder, creí que era el dormitorio con tanto electrodoméstico).

Madre Yankee: “Y esto es la nevera y sirve para mantener las cosas frías”

Brixta: “Ahhhhhh” (No puede ser. Me está tomando el pelo. Es una broma y espera que me ría, ¿no?)

Madre Yankee: “Y esto es el microondas. Ten cuidado y no lo confundas con la tele. Tiene la misma forma, pero funciones bieeeeeeeeen diferentes. Sirve para calentar comida y, sin embargo la tele es para ver programas, noticias, películas. ¿Sabes lo que es una película?”

Brixta: ……… (¡¡¡¡Que no, que no va en broma, que lo está diciendo en serio!!!!).

Las cenas no tenían desperdicio con ésta familia. En una de ellas me enteré que las españolas vamos vestidas toooooooooodos los días con trajes de faralaes, y que los toros andan sueltos por la calle, es decir, San fermín es todos los días del año en todas las ciudades de Ejjjpaña. Todos llegamos a nuestras casas y al trabajo a toda leche azuzados por los toros. Ya se sabe que somos vagos por naturaleza, y los toros los pone el gobierno en las calles para estimularnos a movernos más rápido y no perder horas de trabajo. Sobre todo después de las siestas que nos metemos todos los días.

En otra cena, presencié un encarnizado debate sobre el lugar de origen de la pizza: ¿Italia o Chicago?. Yo propuse Albacete, pero no me hicieron ni caso. Si no sabían exactamente dónde estaba España, imaginaos Albacete. ¿Cuál fue la conclusión?: Obviamente Chicago. Si habéis pensado Italia, no tenéis ni idea de dónde viene la pizza, chavalines. 😉

Puede que haya otro capítulo de capulladas made in Chupifamily, es decir, mi familia, que damos para muchas. Tengo la mente como una cafetera (In I Go dixit 😉 ) pensando en chorradas, mi especialidad, por otra parte.

¡Qué día más tonto que tengo!

24 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Capulladas, Terapia barata

Cómo Hacer de tu Día Libre el más Improductivo de tu Vida

housewife.jpg

Ayer por la tarde decidí que hoy me lo tomaba libre. Lo decidí tras hacer una lista mental (Es una de mis especialidades, hacer listas para todo y de todo, para luego no hacer ni una de ellas) de cosas importantísimas que hacer:

  • Hacer el curri alias C.V. AKA as papel escrito, a ser posible por uno mismo, aunque no es fundamental, en el que se ensalzan virtudes falsas, se miente como un bellaco y se obvian verdades como puños como “trabajo porque lo necesito, no porque yo realmente quiera, y me da igual éste u otro Latifundio, siempre que paguéis más que el anterior”.
  • Planificación de negocio. Me han ofrecido una oportunidad que no puedo rechazar compatible con mis horas libres, que no me hará millonaria, pero al menos ayudará a llegar a fin de mes en números negros y no rojos, como todos y cada uno de los fines de mes, desde que tengo poder adquisitivo. Lamentablemente las cosas no se hacen solas, y me lo tengo que currar.
  • Organizar los extractos del banco y reclamar todo el dinero que me deben, que así, a ojo de buen cubero, deben ser unas 500 libras (unos 700 euros) y que por dejadez no he hecho. (Lo sé, ya me vale).
  • Comprar el regalo de cumpleaños del Caracol que es dentro de nada.
  • Echarme el tarot (Sí, ¿Qué pasa? Yo hago esas cosas, y además creo en ellas).
  • Depilarme, que ya, ejem, digamos que toca.

Cosas que me prohibí hacer hoy:

  • Dormir más de la cuenta y levantarme tarde.
  • Bloguear
  • No usar el ordenador nada más que para hacer el curri y planificar el nuevo negocio.
  • No leer.

¿Y qué he hecho hoy?

Empecé bien. Me he levantado pronto. A las siete como todos los días, me he duchado, me he vestido y……………….. Me he ido derechita al Latifundio. ¿? ¡¡¡Se me había olvidado que tenía el día libre!!!. Cuando me ha visto aparecer mi jefe ha dicho:

-“¡Brixta! Pero si tú estás libre hoy, ¿Qué haces aquí?”.

-“Buena pregunta, jefe” Me he dado la vuelta y me he marchado por donde he venido.

Dos horas después he llegado a casa agotada después de luchar en dos frentes: En el subsuelo contra el resto de viajeros en plena hora punta en el metro (A la ida y a la vuelta), y en la superficie contra el huracán que sigue asolando Londres. (¿No decían que hoy se acababa esto?)

Me he tumbado porque estaba destrozada a recuperar las fuerzas y me he puesto a leer. Me he dormido y me he levantado a una hora “prudente”: La una de la tarde.

Como siempre que tengo algo importante que hacer, me da por hacer feng shui con mi casa. El caso es no hacer lo que tengo que hacer. Siempre es más agradable hacer lo que tengo que hacer en un sitio aseadito, limpito y ordenadito, ¿no? Así es cómo me suelo auto convencer. Es algo que hacía ya en mis tiempos de la Uni. Cualquier cosa menos estudiar, aunque fuera limpiar las pelusillas de debajo de la cama, ordenar la ropa en el armario por colores e incluso los cedeses por orden alfabético -orden que duraba media hora, pero había conseguido el objetivo principal: auto engañarme haciendo algo “provechoso” en lugar de estudiar.

Hoy le ha tocado a la cocina. Mientras limpiaba como una posesa, rasca que rasca, desinfecta que desinfecta, frota que frota, he encontrado cosas que no sabía ni que tenía como ecosistemas caseros de colores varios, un cargador de batería del coche (y no tenemos coche), unos vasos de chupito de vodka polacos (y no bebemos vodka, y menos en casa), y lo más sorprendente, judías y chorizo. Así que he decidido meterme en el papel de maruja a saco, y he puesto la olla express con nostalgia y la intención de recrear un guiso dominguero de mi madre.

He limpiado el horno. Las judías se cocían. He limpiado la nevera. Las judías se cocían. He limpiado los fogones. Las judías se cocían. He limpiado los armarios. Las judías se cocían. He limpiado los cajones. Las judías se cocían. He limpiado las encimeras. Las judías se cocían. He limpiado el congelador. Las judías se cocían. He limpiado el microondas. Las judías se cocían. He limpiado el extractor de humos. Las judías se cocían. He limpiado el suelo a mano. Las judías ya estaban cocidas. He contemplado mi reflejo en los armarios, horno, microondas, encimeras, nevera y el suelo. Las judías y la olla se enfriaban. He limpiado el polvo en el salón. Las judías y la olla se enfriaban. He limpiado las hojas de las plantas. Las judías y la olla se enfriaban. He pasado el aspirador. Las judías y la olla se enfriaban. He limpiado los cristales de las ventanas. Las judías y la olla se enfriaban.

Cuando me he dado cuenta de que tenía más hambre que el perro de un ciego y que la olla ya estaba fría, me he dispuesto a abrirla. Estaba atascada. Forcejo con la olla fría. Más forcejeo. Parece que vence. De pronto………………………………………………………………………… Buuuuuuuuuuuuummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.

Ha erupcionado un “volcán” en mi cara y la “lava” es un megunge marrón. Hay judías y chorizo por toda la cocina, el salón, las ventanas, el suelo, el techo, mi cara, mi pelo, las plantas, el sofá, las cortinas, la ropa recién colgada. Hasta Toshi (mi portátil) ha comido judías con chorizo hoy. Todos los anteriores han comido, menos yo.

No puedo echarme el tarot porque del cabreo que tengo sólo puedo atraer malas vibraciones (Que sí, que creo en estas cosas).

El regalo del Caracol tendrá que esperar, porque lo único que se me ocurre “comprar” ahora mismo son los servicios de una empresa de limpiezas industriales.

Y se va a depilar su p.m. Hace frío y necesito abrigo extra.

Así que “from lost to the river” y me desahogo en un post. No puedo ir de lo que no soy: Maruja.

(Como anécdota os diré que mis vecinos ruidosos de Hong Kong, atraídos por el ruido de la explosión, han llamado a la puerta para ver si estaba bien. Ya les he perdonado lo de la otra noche).

 

72 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Capulladas, Chorradas, Desahogos, Humor, Terapia barata