Archivo de la categoría: Latifundio

Latifundio (3)

…… “Ningún especialista discute que, en los grupos que trabajan sometidos a una gran presión, los conflictos nacen más fácilmente. Las nuevas formas de trabajo, que persiguen mejorar los resultados de las empresas sin tener en cuenta el factor humano, generan tensión y crean así las condiciones favorables para la aparición de la perversidad.

(…)

Una empresa desorganizada genera siempre tensión, ya sea porque los papeles están mal definidos (no se sabe ni quién hace cada cosa, ni quién es el responsable de algo), ya sea porque el clima de organización es inestable (se ha nombrado a alguien para un cargo pero no se sabe si va a permanecer en él), o porque se da una falta de consenso (las decisiones se toman sin el acuerdo de las personas interesadas).

(….)

Algunas empresas actúan como “exprimidores”. Hacen vibrar la cuerda afectiva, utilizan al personal pidiéndole siempre más y lo seducen con insinuaciones relativas a su promoción. Pero cuando el empleado está suficientemente “gastado” y deja de ser rentable, la empresa se deshace de él sin ningún remordimiento. En el mundo del trabajo, la manipulación es moneda corriente. Aunque, en un principio, lo afectivo no forme parte del juego directamente, no es extraño que una empresa, para motivar a sus empleados establezca con ellos unas relaciones que superan con mucho la relación contractual normal que se debería mantener. (…..) Por un lado, se les exige demasiado, lo que produce tensión, y, por otro, no reciben ningún reconocimiento de sus esfuerzos ni de su valía. Se convierten así en peones intercambiables”…..

Marie-France Hirigoyen – El Acoso Moral

 

Anuncios

149 comentarios

Archivado bajo Cosas de otra gente, Latifundio, Post acelga, Terapia barata

Brixta se va de viaje….

¡A la luna malayerbense!

Sólamente una temporada.

 

Invitación a los elegidos, y ya sabéis quiénes sois, incluídos los lurkers cobardes que no se atreven a comentar, tipo Gigi 😉

 

La recibirán por correo.

 

Si no se recibe, se pide por email. Recordad que mi memoria es de mosquito portador de malaria. Y además no se me puede pedir mucho últimamente.

32 comentarios

Archivado bajo Desahogos, Latifundio, Post acelga, Terapia barata

Confucio

confucio.jpg

 

“El camino de salida es la puerta. ¿Por qué será que nadie utiliza ese procedimiento?”

Porque no me dejan, Confu, no me dejan.

 

 

 

 

38 comentarios

Archivado bajo Desahogos, Latifundio, Paranoias, Post acelga, Terapia barata

Latifundio (2): Mongolo

Mongolo lleva a Brixta por la calle de la amargura. Mongolo ha acabado con la limitada paciencia de Brixta. Mongolo va a convertir a Brixta en terrorista. Mongolo no es más mongolo porque no le da ni para eso.

Mongolo físicamente es una versión caucásica de Steve Urkel en tonos anaranjados, gracias a los rayos U.V.A. Pero eso es lo de menos. Es para que os situéis.

Mongolo es un comercial del Latifundio que se encuentra en la categoría

bufones alias me-creo-algo-pero-en-el-fondo-y-en-la-superficie-no-sé-hacer-la-O-con-un-canuto AKA cargos intermedios o dale-un-encarguito-a-Fulanito-y-verás-cómo hace-el-pringadito o categoría especial para Mongolo payasomásgrandenohaparidomadre. Ya de por sí los comerciales nos traen por la calle de la amargura a nuestro departamento, ya que es la oficina con mayor densidad de inútil por metro cuadrado. (Me van a caer unas cuantas cibercollejas de alguien que yo sé, pero no habéis visto el Latifundio). Pero éste……., ejem, energúmeno, engendro de la naturaleza, despropósito humano, se lleva todas las medallas de oro: al más inútil, al más rastrero, al más vago, al más engreído y prepotente (Creo que eso es lo peor de todo, que se cree algo), y suma y sigue.

Brixta no tiene ni idea de francés pero boutique, se pronuncia de toda la vida de dios “butic” hables en mandarín, alemán o conchichino, ¿no?. Pues no, señores. Estamos todos equivocados. En Mongoliano (que no mongol) es “butiki”. Así tal cual. Y no se atrevan a discutírselo, que para eso Mongolo tiene idioma propio.

Brixta no tiene ni idea de ordenadores, ni de informática en general (Eso creo que está bastante claro a estas alturas 😉 ), pero no se le ocurre llamar al informático del latifundio en pleno ataque de pánico porque en un documento PDF le sale una “manita” (Literal “little hand”), o cuando imprime un documento excel y no le salen las “rayitas que salen en la pantalla”. Y Brixta no manda emails en blanco copiando a todo el mundo en el latifundio. Y menos tres veces seguidas.

Mongolo es tan considerado para con los demás que mea con la puerta abierta para darle el espectáculo gratis a quien entre en su oficina a por un simple archivo, o sea un cliente que tenga la “suerte” de pasar por allí. El truco que no todo el mundo sabe, y fue comprobado empíricamente por Brixta, está en entrar dando un portazo estilo cowboy, para así lograr que pegue un salto mortal delante del wc en plena acción, que ni en el Circo del Sol, oye. Deberían contratarle. Y ya poniéndome escatológica, tengo que decir, que qué penita me dio la chica de la limpieza que venía después. Prometo no hacerlo más, que además luego me sentí muy culpable. ¡Pobrecita!

Mongolo trata a sus “inferiores” como a una mierda tirándoles papeles a la cara (lo he visto), colgándoles el teléfono y gritándoles en público, pero “succionar” ciertas partes de sus superiores le encanta. El problema es que lo hace tan mal que le rechazan hasta para eso.

Mongolo ha intentado hacerle creer a Brixta que es su secretaria, pero ella no se ha dejado. Ahora, no solamente la respeta, sino que le tiene miedo. (Jajajajajaja, risa diabólica).

Mongolo escribe emails en mongoliano alias morse, ya que no sabe escribir su propio idioma. Claro, que tampoco sabe hablarlo. (Omanero, tú le habrías crucificado hace tiempo, o vivirías permanentemente desmayado). Intercambio de emilios entre Mongolo y Brixta de hoy como muestra, aunque no difiere gran cosa entre un día y otro:

From: Mongolo

To: Brixta

Re: hisis the one itolos you abut on the phone (Creo que quiso decir: éste del que te dijo por teléfono o algo así)

Ispke to the guy i told on the phone (????) and he sayshis meeting me their. Do what I toldu to do. Please. (Traducido con imaginación y medianamente literal: ehablado con el tío del que te dije pro teléfono y dice que él me encontrará en sus. Haz lo quedije que hicieras. Por favor).

From: Brixta

To: Mongolo

Re: Re: hisis the one itolos you abut on the phone

¿Mande? (Literal, y porque hoy me ha pillado en baja forma, que casi no pegué ojo ayer)

From: Mongolo

To: Brixta

Re: Re: Re: hisis the one itolos you abut on the phone

I dont speakespanish (Creo que quiso decir que habla español)

From: Brixta

To: Mongolo

Re: Re: Re: Re: hisis the one itolos you abut on the phone

Neither I speak Morse or Mongolo´s language. (Ni yo morse o mongoliano)

Para todo el mundo febrero tiene 28 días y cada cuatro años 29. Para Mongolo no. Para Mongolo tiene 30 ó 31. Y además te lo discute con vehemencia y hasta gritando.

Si hay alguien en este mundo capaz de hacer cambiar el humor de Brixta, ya se esté riendo a carcajada limpia o simplemente tranquilita, para pasar a gritar y blasfemar como una basilisca en cuestión de una milésima de segundo, ése es Mongolo.

Sus clientes no quieren hablar con Mongolo. Hablan directamente con Brixta porque ya se han aprendido el truco. El Cacique alias Director General no quiere que toque nada porque la va a cagar, “que lo haga Brixta” (palabras textuales). El jefe de Brixta no le quiere firmar las vacaciones, porque cuando ella no está le toca lidiar con él y hacer las tareas de Brixta, entre las que se encuentra hacer el trabajo de Mongolo.

¿Qué por qué no echan a Mongolo? Pues porque “vende”(Me parto yo sola. No sería capaz de vender ni agua en el desierto). Es decir, ha tenido tanta potra que lo que vende, se vende solo. Pero como los de arriba no es que sean precisamente lumbreras (En el país de los ciegos, el tuerto es el rey, que dicen) no se han dado cuenta, o peor aún no quieren darse cuenta.

Mongolo, desde aquí, en “público”, te digo:

“QUE TE DEN……DOS VECES. Y qué ganas tengo de decírtelo a la cara por última vez”.

141 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Desahogos, Latifundio, Terapia barata

El Latifundio (1)

Mi obsesión de hace un par de meses (Mentira, son años) es el maldito Latifundio alias Circo (lugar dónde Brixta se gana los cuartos para pagar el alquiler y un par de vicios, ya que no llega pa´más). Mi obsesión más que el sitio en sí, es cómo coño salir de él, pitando y lo menos damnificada posible, tanto por daños físicos (Eso está por ver) como psicológicos (Too late my friend, para esto). Al menos no más ralladas y paranoias varias, así como patadas a la autoestima y otras partes blandas.

Para entender la postura de Brixta voy a pasar a explicaros la jerarquía del Circo en el que pasa horas (las mínimas) diariamente, digna de cualquier latifundio del Siglo XV (de ahí su apodo), en las que nos incluimos los “desgraciaos” que nos matamos diariamente a deslomarnos en ella a cambio de básicamente: puteo, bastante desprecio y jornales irrisorios.

La jerarquía es simple, aunque se divide en categorías. Cada una cuenta con personajes singulares , que serán explicad@s más adelante , en sucesivos posts, según le de a Brixta, que está muy pa´llá últimamente. (El que avisa no es traidor. Quizá deberíais dejar de pasar por aquí una temporadita).

  • El Cacique alias “joputamásgrandequehaparidomadre” AKA director general. Éste tiene derecho a TODO. Casi hasta al derecho de pernada, que debe ser lo único que le falta.
  • El Séquito de Lameculos del anteriormente mencionado alias los Guays del paraguay AKA jefes de departamentos varios. Sus funciones principales son: El propio nombre lo dice, lamer ciertas partes traseras y, seguro que más de uno, frontales.
  • Los bufones alias mecreoalgoperoenelfondoyenlasuperficienoséhacerlaOconuncanuto AKA a cargos intermedios o dale-un-encarguito-a-Fulanito-y-verás-cómo hace-el-pringadito
    (Adaptación by Brixta. No me acuerdo del maldito refrán. ¿Alguien se acuerda?. Soy de ésas que hasta que no recuerda algo está continuamente dándole a la neurona. Ayuda, plis).
  • La Chusma alias proletarios alias sácanos-las-castañas-del-fuego-por-cuatro-duros-de mierda-y-en-condiciones-tercermundistas-y-pobre-de-ti-chusmero-como-no-salga-todo-rodado,-porque-la-culpa-es-tuya-y-sólo-tuya.

Por si acaso eres medio gilipollas y no te ha quedado claro quién es quién, los anteriores se encargan de recodarte tu lugar de varias maneras. Una destacable (aunque hay muchas más, pero no tan obvias como ésta) es, tanto el Cacique como los Guays del Paraguay disfrutan del tremendo privilegio de entrar por la entrada principal del edificio alias Puerta Grande, cual torero. Tú, chusma de mierda, entra por la puerta de atrás alias Ratonera, atravesando pasadizos secretos con goteras cercanos a las mazmorras alias criadero de gérmenes AKA vestuarios. Y dios te libre de que te pillen saliendo o entrando por la Puerta Grande, y no por la Ratonera. La razón que sea por la que cruces el umbral de los iluminados, da igual. Te cuelgan del patíbulo con ensañamiento y premian con decapitaciones a los osados que se pongan chulos.

¿Y en qué categoría se encuentra Brixta? Se preguntarán. Le hicieron una nueva para ella solita, llamada Chica-pa´tó alias Pringá AKA te-hago-un-3(curros)-x-1(jornal/sueldo). Es decir, es chusmera pero con derecho a látigo de vez en cuando, sólo para esgrimirlo y hacer ruido sin ponerse demasiado chula o llamar las cosas por su nombre; y sobre todo, NUNCA ponerse de parte de la Chusma. Les salió el tiro por la culata o la flecha del arco desviada (ésta pa´PutaVaga 😉 ), al menos en lo último.

Especially dedicated to Salchicha Callejera. Ella sabe mejor que nadie a qué me refiero porque lo ha sufrido conmigo, sólo que ella fue más lista y se escapó….. para meterse en un Algodonal…. Pobre… Nunca aprenderemos ¿eh Salchi?. (Siento haberte dedicado un post tan lúgrube, pero ya vendrán otros que me están viniendo a la cabeza).

17 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Desahogos, Latifundio, Londres, Terapia barata

Menudo Cabronismo

Hace un mes llegó una chica nueva al latifundio (lugar donde Brixta se gana los cuartos para pagar el alquiler y poco más). Ésto no tiene nada de especial, ya que en mi Latifundio alias Circo va y viene el personal, que ni los pasajeros en el metro. Lo único que tiene de especial su llegada es que la chica es despampanante, guapa, alta y con buen tipo. Trabaja en otro departamento de la empresa que no tiene nada que ver con el mío, por lo que ni había hablado con ella. Sólo escuchaba los típicos comentarios bienintencionados e inteligentes de algunos de los payas@s que actúan diariamente conmigo.

Ellos:
– Has visto qué tetas! (¿Son esos dos bultos en la parte superior?).
– Menudo culo (¿Son esos dos bultos en la parte posterior?).
– A ésta me la tiro como sea (Seguro que en éso está pensando ella).
– ¡Menudo polvazo! (No sé, yo le veo la chaqueta limpia).
– Es prostituta seguro (Claro, como ni te ha mirado ni te mirará….. de profesión puta. Está clarísimo, por eso pasa de tí).
Ellas:
– De qué va ésta? (Pues de lo mismo que tú, de persona)
– Menuda creída. (Eso se nota en la cara, no hace falta ni hablar con ella, no?)
– Es tontita, la pobre.(Ésto lo has deducido después de una hora de conversación sobre física cuántica, no?)
– Fijo que tiene el culo lleno de celulitis (Y tú, ná de ná, como si lo viera…)
– Pues no es tan guapa como dicen (No, es un gremlin, y por eso todos babean)

Aparte de los comentarios están las diferentes reacciones y trato que le dan a la pobre chica nueva polaca:

Ellos, manipulados por la testosterona:

Miradas: Según su mirada, la pobre niña va en bolas por todo el Latifundio.
Objetivo: Liarla después del trabajo como sea para ir al pub y emborracharla, por si algo cae.
Método: Atosigarla en la cantina, y decirle cualquier tontería con cualquier excusa.

Ellas, corroídas por la envidia:

Miradas: Radiografía de arriba abajo con cara de asco.
Objetivo: Ignorarla y hacerle la vida imposible.
Método: Dejarla con el saludo en la boca, vacío total en la cantina (que por otra parte se encargan los anteriores de rellenar), denigrarla.

Ayer fuí a una (Otra más de las mil asistidas en 6 años) fiesta de despedida de alguien inteligente que escapaba del latifundio (No como otrassssssss, Brixta, que ya te vale). Ella vino, y se sentó a mi lado. Empezamos a hablar y hablar y hablar y a reírnos sin parar. Me confesó que se sentía muy sola y bastante incómoda en el Latifundio. En un momento en que se fue al baño se acercó una compañera y me dijo al oído:

“Qué haces hablando con el enemigo?” ……………………… Sin comentarios.

Conclusiones:
1)
Ser despampanante es una putada.
2) Qué asco me da la envidia.

52 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Latifundio, Londres, Paranoias

Formentera Octubre 2006

Me han matado en el latifundio. Una semana trabajando casi 13 horas diarias es inmoral y lo más parecido a la esclavitud que he visto en el “primer mundo”.

Pero eso sí, me lo voy a cobrar. La he liado en el trabajo y he conseguido para todos mis compañeros que nos den dos días de vacaciones pagadas. Aunque mi jefe se reía luego en el pub, con una pinta de guinness en la mano, cuando lo reclamé cabreada, delante de todos, me fulminó con la mirada. De ahí el post anterior (Seminarios de peloteo). Debe ir en serio con el seminario porque es la segunda vez que me lo dice. En el fondo me tiene cariño, que yo lo sé.

Si todo sale bien, en octubre acabaré en Formentera tirada a la bartola, con libros, mi musiquita y puede que el Hombre Caracol. No puedo pensar en otra cosa que volver a ver a mis colegas, las lagartijas azules, ni se me ocurre mejor sitio para descansar.

Creo que tengo alma de sindicalista.

16 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Chorradas, Latifundio