Archivo de la categoría: Terapia barata

¿Cómo saber que has pasado la edad culmen? o ¿Eres ya de la tercera edad y tú sin saberlo?

Hace no mucho me dieron tres pistas para saberlo, y yo comparto mi experiencia para las interesadas, para que veáis que soy altruista:

1. Mi hermana, la enana, por primera vez desde que tengo 20 años, que se dice pronto, VEINTE AÑOS, dejó de escribir en la tarjeta de cumpleaños dedicatorias “lindas” y transcribo literal: “quiero un sobri ya”, ” a ver si espabilas, que el sobri nunca llega”, “estoy harta de decírtelo bien cada año: QUIERO UN SOBRI YA, COÑO”, “Ejem, ejem, tic, tac, suena el reloj”, “Vaya mierda de hermana mayor que no contenta a su hermana pequeña, sigo con la causa: QUIERO UN SOBRI YA”…


¿Se hacen una idea de la presión a la que me veía sometida y me resbalaba cada año que pasaba, todo hay que decirlo?

Pues bien, tras años y años de mensajes “subliminales” y “delicados” donde los haya, llegó la felicitación de este año: “Tranqui, ya no te agobio. Ya no es que se te pase el arroz, es que está pocho. Perdí la esperanza de tener un sobri ya, coño”.

Ten familia para esto.

¿Y pensar que le cambié los pañales con estas manitas, pero y si las hubiera usado de otra manera?.

2. Por primera vez en mi vida me he teñido y tan sólo hace un par de meses. Jamás fui de ésas que se echan henna, que si prueban este peinadito o el otro, además odio que desconocidos me soben y encima tener que pagar por ello. Y es realmente traumático pagar 40 euros, que bien empleaditos estarían en unas cañas, para salir de la peluquería pareciéndote a una copia barata de la Beckham, a las horas de haber salido del suplicio a un dibujo barato manga, y a la mañana siguiente a Julia Otero en los ´80.


Y todo esto por unos módicos 40 euros, oigan, que me lo quitan de las manos, oigaaaaaaaaaan. Es que estaban de rebajas. JÁ.



No sé si se han percatado, todo adjetivo añadido al look del momento es BARATO.

¿Alguien se ha dado cuenta de que empiezo a tener raíces ya?

3. Ahora viene lo traumatizante de verdad, la refinitiva, la que te jode viva, lo mejor dejado para el final, de la que no te levantas ni recuperas y espero que no te toque nunca. Me da hasta cosa reconocerlo, pero allá va, la sinceridad ante todo:


SÓLO ME ENTRAN CINCUENTONES, o gente que se auto describe como un “chico de 49 años”.

Hay que joderse.

¿Y yo que me siento como si tuviera 18 años y lo que es peor, vivo como si los tuviera?

Anuncios

40 comentarios

Archivado bajo Desahogos, Paranoias, Terapia barata

La Chupifamily en la playa I

Receta Cocktail Molotov Ingredientes: La Chupifamily al completo. Mamá-Brixta, Sister South Park, la Barbie, la Enana y Brixta. Añade a los ingredientes principales otros circunstanciales: El Sufridor SouthPark (quien a partir de ahora queda rebautizado como 11888 hasta que vuelva a pisar la peluquería, esa gran desconocida), el Ken (o pareja de Barbie), y la perra soprano de la Barbie (No ladra, sólo aulla). Recipiente a usar: Apartamento de dos dormitorios con UN (PUTO) BAÑO cercano a la playa. Sabor: Guerra nuclear doméstica. Fórmula resultante del experimento: Chupifamily + Chupifamily política + arena de playa + sitio enano = La familia cebolleta.

familia-cebolleta.jpg  

Los primeros días cojonudos, oye. Esas ganas de estar todas juntas y revueltas como antaño, ya que no vivimos juntas más (Bendita independencia), esas ganas de ponernos al día con los cotilleos, esa emoción al putearnos verbalmente la una a la otra como hacíamos en nuestros tiempos, que casi se nos saltaban las lágrimas de la emoción cuando se metían contigo de lo que lo echabas de menos y todo……. ¡Qué bonito todo! Hasta que la emoción se disipó y ya te empieza a tocar los ovarios que toquen ciertos temitas, y sobre todo que te toquen la ropa. ¡Ardió Playa! (Y mira que es difícil).  El trauma braguero juvenil de antaño -y no tan juvenil ya, que algunas peinamos canas-  se cambia por trauma bikinero en la playa. Otra cosa no, pero la Chupifamily sabe adaptarse al entorno cual camaleón. Brixta no entró en el juego. Algo bueno tenía que tener ponerse como una morsa.

Cada una en su campo, la Chupifamily se ha superado:

 Mamá-Brixta se nos quedó dormida en la mesa del “mareillo” que pilló después de DOS cervezas. Esto me ha demostrado lo que ya sospechaba: En mi ADN, los genes (vascorros) de mi padre tienen la situación controlada (Fiuuuuuu= Onomatopeya de alivio).  

La South Park se ha superado en sitio-raro-para-quemarse. Otros años se ha quemado las orejas, los tobillos (pero sólo las “bolitas salientes” o como leches se llamen), los dedos de la mano, etc….. El año pasado se dejó el listón bien alto, porque quemarse las plantas de los pies es para salir en el Guinness de los Records. Creo que es la única vez en su vida que ha caminado, digamos, sexy. Sí, esa es la palabra para describir su cimbreante movimiento de caderas. Este año le ha tocado al cuero cabelludo (Uisssss, qué fissssno que me ha quedado). Aún no sé cómo lo ha hecho porque no será por falta de mata de pelo, que ni una gorra se ha podido poner porque no le cabía y se ha tenido que poner una pasta en la cabeza para evitar quemarse más. Ardo (tanto como su cabeza) en deseos de ver cómo se supera el año que viene. 

La Barbie se ha superado en dos cosas:

1)     Picaduras de mosquito. Los que hubiera en su habitación han jugado al cuatro en raya con ella. Le han tocado mosquitos viciosos. Se han echado una partida detrás de otra.

2)     Pijerío. Incitada por el Ken –como si hiciera falta que la estimularan, coño-, ahora resulta que se ha vuelto “golfa”. Había que verlos salir de casa por las mañanas para “rellenar-hoyos-con-una-pelotita-mientras-sudas-como-un-cerdo” aka golf. Te daban ganas de gritarles: “¡¡¡¡¿¿¿¿Ainde crees que estás!!!!??? ¡¡¡¡¡Elei –aka as L.A.- está “amporculo” de aquí!!! ¡¡¡¡Llu arrr in Ejjjjpein!!!!!”. En mi descarga tengo que decir que me aguanté, pero como resultado tengo una lengua sangrante.  (Joder, lo que me costó).

La enana no iba a ser menos y también se ha superado. Se le ha olvidado que Brixta antes de hermana mayor fue golfa, y ha descubierto dos cosas:

1) Que fuma tabaco.

2) Que fuma tabaco “aliñado”, digamos. Brixta pensaba putearla y pasárselo bien a su costa, pero ha decidido esperar a que salga ella solita del canuto. (Si hay desenlace os cuento, que lo habrá porque le ha picado sobremanera que sea la única de la Chupifamily a la que se lo ha ocultado, junto con Mamá-Brixta. La última no cuenta, pero yo….., pero yo, ¡YO SÍ! Sé que soy la hermana mayor. Sé que tengo edad de ser madre -pero no tengo el instinto-. Sólo quiero ser la hermana mayor enrollada pero no me deja, la cabrona… Buahhhhhhhh -Joder, menos mal que no tengo instinto, ahora que lo pienso-).  

Brixta también se ha superado. A ver que os creíais ¿ein? Como guiri de adopción que es, además de medio vampiro, sólo baja a la playa por las mañanas. Por imposición tiene una misión playera mañanera: Pillar la mejor sombrilla del chiringo habitual. No se lo contéis a nadie pero tampoco es difícil conseguirlo cuando llegas a ese suplicio, que te hace masticar arena, a las nueve de la mañana. El reto empieza cuando llegan los germanos. Entonces, amigos, entonces es cuando empieza el juego. Para que estéis orgullosos de vuestra Brixta os diré que consiguió arrebatarles la mejor sombrilla y hamacas de la playa DOS DÍAS SEGUIDOS. Brixta ya puede morir tranquila. El libro, el árbol y el hijo…. ¡Bah! Una mierda comparado con arrebatarles la mejor sombrilla a unos germanos. Lo dicen hasta los ingleses. El Caracol está muy orgulloso de mi. 😉

 (BTW, os he echado de menos)

23 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Chorradas, Chupifamily, Desahogos, Humor, Terapia barata

Recuerdos Culinarios o Tratado del Huevo Frito

He empezado a salir del pozo. He comenzado a ver la luz (mira que soy tremendista). Y no sólo figuradamente. Hace un día alucinante (Más recochineo, sorry, pero que pase aquí esto es para que salga en las noticias, que seguro que lo hará). He estado poniéndome rosita y con pecas en el balcón, resultado en Brixta de lo que para otra gente es tomar el sol y coger color. Vistas al Támesis, una cerveza fría, un cigarrito, música híbrida trance-árabe, conexión robada a mi vecino, y el mini piso para mí solita.

 

(No me malintrepretéis. Quiero mucho al Caracol, pero hoy me he alegrado de que se fuera con sus amigos al fútbol. Estaba especialmente insoportable. Brixta-consejo para l@s que vivan con una pareja masculina: “Cuando les venga la regla, mandadlos al “fúrbol” con los colegas”. No falla, y aunque corres el riesgo de que su equipo pierda y vuelva alicaído, merece la pena el intento. Aunque sólo sea por las horas de descanso).

 

Han sido unas semanas de altibajos con momentos de subidón seguidos de momentos de bajón. Incontrolables tanto unos como otros. Me he dedicado a cocinar para relajarme -quién me ha visto y quién me ve-. Auténtica proeza si se tiene en cuenta que ir al súper me daba pánico.

 

Cociné una típula krema y un pisto, y me acordé de Karra, In I Go y Gigi.

Hice chili con carne y me acordé de Ixchel.

Preparé pa amb tomàquet con jamoncito y me acordé de Malayerba.

Cociné varias empanadas gallegas, y me acordé de las niñas de arriba a la izquierda, Poo y Putavaga. (Me salió bien al tercer intento. Maldita masa de los @#¡”/)

Hice ensaladilla rusa, y me acordé de Ayma y B, intentando imaginarme cómo sería la ensadilla rumana.

Cociné….., perdón, hice amago de cocinar paella, y me acordé de Omanero y de Sihaya. (Aunque el resultado no fue paella, me salió un arroz amarillo buenísimo, con el que el Caracol disfrutó encantado, convencidísimo de que comía “pael-la”. No iba a ser tan mala de joderle la ilusión, hombrepordios).

Hice gazpacho, y me acordé de Life´s Traveller en Sevilla (aunque ella sea catalana).

 

paella.jpg

 

Mientras cocinaba me tomaba descansos y salía a la terraza a fumarme un piti. Veía las vistas del Támesis, barcos pasar transportando cosas inverosímiles, remeros, gente en el parque, pájaros de lo más variopinto, perros, nubes de formas caprichosas y extrañas, árboles reverdeciendo, almendros en flor, sufridores-masoquistas-sudorosos corriendo y gente haciendo tai chi, y entonces me acordé de Jazlima, y de que un día probaría con las recetas en su blog.

Todo lo anterior visto bajo una luz increíble, y me acordé de Gurb y Trolín, quienes podrían haber disfrutado como enanos sacando fotos alucinantes, plasmando el momento como sólo ellos saben hacer.

 

En uno de los descansos, me senté en la silla. Para mi sorpresa se posaron dos mariquitas, cada una en una mano, y no pude evitar acordarme de Psikke y su vídeo porno mariquitero que aún nos debe (Sí, es una directa 😉 ).

 

En otro descanso, me acordé de que cuando todo esto pase y me vaya a Madrid a pasar una temporadita, podré visitar todos los “jugosos” sitios que pone Inthesity en su blog (espero que al menos a uno acompañada por él). Y me acuerdo de la cena que le debo a Ana2, de las cañas que me voy a tomar con Iwi, de las charlas pendientes con Laurita y ese café con Sonia.

 

Cuando cocinaba por la noche, es decir la cena y me tomaba el descanso culinario, veía las estrellas. Entonces me acordaba de Macorina en sus montañas y lo cerca que ella vive de ellas. Esa misma noche, aprovechando que se veían (las estrellas), decidí homenajearme con un Jameson, y entonces me acordé de Carlos alias El Camorrista. También me acordé que siempre he odiado cocinar y pensé si no me estaría volviendo igual de masoquista que Jesús escuchando la COPE (:P).

 

Así que como podéis ver, habré estado mal anímicamente, pero desnutrida ni de coña. El Caracol encantado de la vida, ya que tiene buen saque y no sabe ni freírse un huevo.

 

Esta última expresión se ha incorporado al vocabulario Spanglish caracoliano-brixtiano, como resultado de un profundísimo diálogo entre Brixta y el Caracol (“Snail Man doesn´t even know how to fry an egg”). Lo que hacen los choques culturales, oiga.

 

Pues eso. Que os he echado de menos, por si no se ha notado. Y que me habéis ayudado mucho, cada uno a vuestra manera.

 

Gracias

 

 

83 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Blog Compis, Terapia barata

Latifundio (3)

…… “Ningún especialista discute que, en los grupos que trabajan sometidos a una gran presión, los conflictos nacen más fácilmente. Las nuevas formas de trabajo, que persiguen mejorar los resultados de las empresas sin tener en cuenta el factor humano, generan tensión y crean así las condiciones favorables para la aparición de la perversidad.

(…)

Una empresa desorganizada genera siempre tensión, ya sea porque los papeles están mal definidos (no se sabe ni quién hace cada cosa, ni quién es el responsable de algo), ya sea porque el clima de organización es inestable (se ha nombrado a alguien para un cargo pero no se sabe si va a permanecer en él), o porque se da una falta de consenso (las decisiones se toman sin el acuerdo de las personas interesadas).

(….)

Algunas empresas actúan como “exprimidores”. Hacen vibrar la cuerda afectiva, utilizan al personal pidiéndole siempre más y lo seducen con insinuaciones relativas a su promoción. Pero cuando el empleado está suficientemente “gastado” y deja de ser rentable, la empresa se deshace de él sin ningún remordimiento. En el mundo del trabajo, la manipulación es moneda corriente. Aunque, en un principio, lo afectivo no forme parte del juego directamente, no es extraño que una empresa, para motivar a sus empleados establezca con ellos unas relaciones que superan con mucho la relación contractual normal que se debería mantener. (…..) Por un lado, se les exige demasiado, lo que produce tensión, y, por otro, no reciben ningún reconocimiento de sus esfuerzos ni de su valía. Se convierten así en peones intercambiables”…..

Marie-France Hirigoyen – El Acoso Moral

 

149 comentarios

Archivado bajo Cosas de otra gente, Latifundio, Post acelga, Terapia barata

Brixta se va de viaje….

¡A la luna malayerbense!

Sólamente una temporada.

 

Invitación a los elegidos, y ya sabéis quiénes sois, incluídos los lurkers cobardes que no se atreven a comentar, tipo Gigi 😉

 

La recibirán por correo.

 

Si no se recibe, se pide por email. Recordad que mi memoria es de mosquito portador de malaria. Y además no se me puede pedir mucho últimamente.

32 comentarios

Archivado bajo Desahogos, Latifundio, Post acelga, Terapia barata

Sacos

De patatassacos1.jpg

De engreídos

De puerros

De sabelotodos

De cebollas

De falsos de mierda

De tomates

De gente de pocas miras

De alcachofas

De gente que va a lo suyo

De lechugas (o lechuguinos)

De imbéciles que se creen listos

De nabos (en todos los sentidos)

De corbardes y chantajistas emocionales

De zanahorias

De gente que se cree el ombligo del mundo

 

De Sacco e Vanzetti (Aportación InIGoniana)

 

 

 

Con lo que odio los sacos,

 

¿Por qué al final me toca clasificar?

 

¿Por qué al final me obligan a hacerlo?

 

¿Por qué no sé verlas venir?

 

¿Por qué soy tan idiota?

 

Y sobre todo….. ¿Por qué creo que nunca aprenderé?

 

Respuesta de MamáBrixta a mis Preguntas Existenciales:

 

“Porque naciste así, hija”.

 

Respuesta de Brixta:

 

“Ahhhhh. Así que la culpa es tuya que me hiciste defectuosa. Te voy a demandar”.

 

Respuesta de MamáBrixta:

 

“JAJAJAJAJAJA”. (Menos mal que se lo tomó a broma)

 

 

Conclusión 1: La culpa de todo lo que me a mí me pase la tienen los demás.

 

Conclusión 2: La Chupifamily es “asín”. Es lo que hay.

 

Dedicado a Psikkilla, que sabe de lo que hablo. 😉

 

 

 

 

31 comentarios

Archivado bajo Anécdotas, Chorradas, Desahogos, Paranoias, Post acelga, Terapia barata

Confucio

confucio.jpg

 

“El camino de salida es la puerta. ¿Por qué será que nadie utiliza ese procedimiento?”

Porque no me dejan, Confu, no me dejan.

 

 

 

 

38 comentarios

Archivado bajo Desahogos, Latifundio, Paranoias, Post acelga, Terapia barata